Representación con actores

Salir a comer es divertido y conveniente, pero, si tiene diabetes, cumplir con su plan de nutrición mientras come afuera puede presentar un desafío. Afortunadamente, muchos restaurantes ahora ofrecen opciones saludables. Además, los menús y la información nutricional suelen estar disponibles en línea, lo que le permite planificar lo que desea, incluso antes de llegar al restaurante.

Las siguientes son algunas sugerencias para ayudar a evitar que las comidas en restaurantes desestabilicen su plan de control de la diabetes.

Planifique con anticipación

Consulte el sitio web del restaurante para ver si el menú y la información nutricional están disponibles en línea. Estas son buenas herramientas para preparar lo que ordenará. Si esta información no está en línea, intente llamar al restaurante para preguntar si los alimentos se pueden hacer con menos sal, grasa o azúcar.

A menudo, es posible preparar los alimentos con métodos más saludables. En lugar de pedir algo empanado y frito, pregunte si sus alimentos se pueden cocinar:

  • Asados
  • Rostizados
  • Grillados
  • Al vapor

También, puede preguntar si el chef puede hacer las siguientes sustituciones:

  • Pan o pasta integral, en lugar de variedades blancas
  • Arroz integral, en lugar de arroz blanco
  • Pollo sin piel
  • Menos aceite, mantequilla o queso
  • Vegetales en una pizza de corteza delgada

No debe cohibirse al solicitar opciones o sustituciones más saludables. Está haciendo lo necesario para mantenerse comprometido con sus objetivos de tratamiento. Además, la mayoría de los restaurantes quieren hacer felices a los clientes.

Mantenga el tamaño de las porciones bajo control

Los restaurantes tienden a servir porciones grandes, posiblemente el doble de lo que normalmente come o más. Trate de comer las porciones del mismo tamaño que comería en casa:

  • Elija el tamaño de comida más pequeño si el restaurante ofrece opciones: por ejemplo, un plato principal del tamaño de un almuerzo.
  • Comparta comidas con una o dos personas.
  • Solicite un envase para llevar las sobras a casa.
  • Haga que una ensalada o sopa y un aperitivo sean su comida.
  • Coma lentamente para sentir saciedad antes de haber comido demasiado.

Si está en un bufé en el que puede comer todo lo que quiera, puede ser difícil resistirse a comer en exceso. Incluso una pequeña cantidad de muchos alimentos puede sumar muchas calorías. Cuando esté en un bufé, el método del “plato” puede ser útil. Llene la mitad del plato con verduras sin almidón, una cuarta parte con proteínas y la cuarta parte con un alimento con almidón.

Reemplace alimentos

No se conforme con lo que viene con su sándwich o comida.

  • En lugar de papas fritas, elija una ensalada apta para personas con diabetes o una doble porción de verduras.
  • Use un aderezo para ensaladas sin grasa o bajo en grasa, en lugar de la variedad regular, o pruebe un poco de jugo de limón, vinagre con sabor o salsa en su ensalada.
  • Pida salsa o pico de gallo, una salsa sin cocinar, con su burrito, en lugar de queso rallado y crema agria.
  • En un sándwich, cambie los aderezos de la casa o las salsas cremosas por salsa de tomate, mostaza, rábano picante o rodajas de tomate fresco.

Los adicionales suman calorías

Los trozos de tocino, tostones, quesos y otros complementos pueden sabotear los objetivos nutricionales de la diabetes al aumentar rápidamente las calorías y los carbohidratos de una comida.

Si está comiendo en un lugar que ofrece pan o chips de tortilla gratis en la mesa y simplemente no se adaptan a su plan de comidas, pídale al mesero que no los traiga.

Las bebidas también importan

Los refrescos, jugos o batidos azucarados pueden agregar muchas calorías a su comida, especialmente si el restaurante ofrece recargas gratuitas. En lugar de bebidas con alto contenido de calorías, las buenas opciones de bebidas incluyen:

  • Agua
  • Té helado sin azúcar
  • Té o café sin azúcar
  • Agua con gas
  • Agua mineral
  • Refresco dietético

Es una buena idea beber un vaso de agua antes de comer para sentir saciedad antes.

El alcohol y la diabetes

Si su diabetes está bien controlada y su médico está de acuerdo, generalmente está bien beber una bebida alcohólica ocasional con una comida. Pero tenga en cuenta que el alcohol agrega calorías vacías.

Si usa insulina u otros medicamentos que reducen el azúcar en sangre, el alcohol puede causar un nivel bajo de azúcar en sangre potencialmente peligroso. Si usa estos medicamentos y bebe alcohol, asegúrese de comer algo mientras bebe.

Si bebe alcohol, elija opciones con menos calorías y carbohidratos, como:

  • Cerveza baja en calorías
  • Vinos secos
  • Tragos preparados con bebidas sin azúcar, como refrescos o aguas tónicas dietéticas, soda o agua carbonatada

Limite su consumo de alcohol a una bebida al día para mujeres de todas las edades y hombres mayores de 65 años, y hasta dos bebidas al día para hombres de 65 años o menos.

Programar las comidas

Comer a la misma hora todos los días puede ayudarle a mantener niveles constantes de azúcar en sangre, especialmente si toma píldoras para la diabetes o si se administra inyecciones de insulina. Si está comiendo con otras personas, siga estos consejos:

  • Pida programar la reunión a su hora de comer habitual.
  • Para evitar esperar una mesa, haga una reserva o trate de evitar los momentos en que los que el restaurante esté más ocupado.
  • Si no puede evitar comer más tarde de lo habitual, asegúrese de tener un refrigerio a mano en caso de que presente síntomas de nivel bajo de azúcar en sangre.

Reserve espacio para el postre

El postre no está necesariamente descartado solo porque tiene diabetes. La fruta puede ser una buena opción, pero si desea un dulce que no sea fruta, inclúyalo como parte de su plan de alimentación y compense sus comidas al reducir la cantidad de otros carbohidratos, como pan, tortillas, arroz, leche o papas. También puede considerar la opción de compartir un postre con alguien.

No olvide las reglas básicas de nutrición

Ya sea que coma en casa o salga a cenar, siga las guías de nutrición establecidas por su médico o dietista certificado, como las siguientes:

  • Coma una variedad de alimentos saludables, como verduras y frutas, y alimentos ricos en fibra.
  • Limite la cantidad de grasas no saludables en su dieta, especialmente las grasas trans.
  • Limite la cantidad de sal que consume.
  • Consuma una cantidad mínima de dulces, como productos horneados, caramelos y helados.

El movimiento también ayuda

No busque el lugar de estacionamiento más cercano al restaurante. Haga un poco de actividad adicional al estacionar más lejos. Mejor aún, deje el auto en casa y camine hasta el restaurante y de vuelta a casa. Toda esa actividad adicional puede ayudarle a evitar un pico de azúcar en sangre después de las comidas.

 

 

US-DIA-01062

¿Este artículo le resultó útil?

¿Qué intentaba encontrar?

¡Fantástico!

Gracias por visitar viviendocondiabetestipodos.com

AL HACER CLIC EN ESTE ENLACE, ABANDONARÁ ESTE SITIO

El enlace que ha seleccionado lo llevará a un sitio ajeno a Merck Sharp & Dohme Corp., una filial de Merck & Co., Inc.

Merck no revisa ni controla el contenido de los sitios que no pertenecen a Merck. Merck no promociona ni se hace responsable de la exactitud, el contenido, las prácticas o los estándares de los sitios que no pertenecen a Merck.

¿Desea continuar?

Compartir esta página

Si está interesado en enviar esta página a un amigo o pariente, ingrese la siguiente información:

* Indica que son campos obligatorios
+ Agrega otro

No se recopilará ninguna información personal (incluyendo las direcciones de correo electrónico) sobre usted o su amigo con esta función de notificación por correo electrónico que ofrece Merck.