Representación con actores

¿Vive en un desierto alimentario? Cuando escucha el término probablemente se le vienen a la mente unos cactus y mucha arena, pero en realidad, los desiertos alimentarios no se encuentran en el Sahara.

De hecho, muchos lugares podrían considerarse desiertos alimentarios. Desde grandes ciudades urbanas hasta áreas rurales sin fácil acceso a una tienda de comestibles u otro supermercado, estas áreas en su mayoría solo tienen tiendas de conveniencia que por lo general no ofrecen opciones de alimentos saludables y a buen precio.

Si se siente familiarizado, no es el único. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, aproximadamente 23.5 millones de estadounidenses viven en áreas de bajos ingresos a más de una milla de distancia de un supermercado o una tienda de comestibles.

Los desiertos alimentarios no son un lugar ideal. La Asociación Estadounidense del Corazón señala que las personas que viven en desiertos alimentarios se enfrentan a un mayor riesgo de obesidad y otras enfermedades crónicas. Pero si tiene diabetes, puede ser especialmente difícil. A continuación le explicamos por qué:

Los desiertos alimentarios y la diabetes tipo 2: Lo que debe saber

Es probable que su médico le sugiriera que coma alimentos más saludables y es posible que usted haya hecho todo lo posible por lograrlo. Pero en un desierto alimentario, puede ser difícil encontrar alimentos específicos recomendados, como frutas y vegetales.

Y cuando no puede encontrar estas opciones, es posible que esto le impida seguir la dieta que le recomendó su médico. La falta de opciones saludables de alimentación puede llevar a malos hábitos alimenticios y dificultar que mantenga su peso objetivo y niveles de azúcar en sangre adecuados, según el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales.

Entonces, ¿qué puede hacer si tiene problemas para encontrar alimentos saludables?

Consejos para encontrar buenas opciones de alimentación

Con un poco de creatividad y compromiso, puede encontrar alimentos frescos dondequiera que viva. Para comenzar, pruebe los siguientes consejos:

  1. Compre productos de temporada: Algunos alimentos, como las frutas y los vegetales o el pescado, pueden ser más fáciles (y más baratos) de encontrar en ciertas épocas del año. Estos períodos pueden variar, pero por lo general se puede saber si un alimento es de temporada por su ubicación en la tienda (como en exhibidores al final del pasillo) y la cantidad (si hay muchos). Busque qué hay en temporada en el lugar donde vive.
  2. Compre de manera inteligente: En general, los alimentos frescos y sin procesar tienen menos sodio, así que busque artículos como frijoles secos, arroz integral y nueces sin sal. Estos son excelentes ingredientes económicos para comidas caseras. En las comidas empacadas, asegúrese de leer la información nutricional y verificar la cantidad de grasa, sodio y colesterol del producto. Consulte esta lista de compras con ejemplos de otras opciones saludables de alimentación.
  3. Busque un mercado de productos agrícolas local: Estos mercados son una excelente manera de llenar su plato con todo tipo de productos de temporada. Busque uno cerca de usted.
  4. Visite una cooperativa: Las cooperativas de alimentos son similares a los mercados de productos agrícolas locales, ya que también tienden a ofrecer alimentos cultivados localmente, en algunos casos a precios reducidos.
  5. Cultive sus propios alimentos: ¿Es bueno con las plantas? Incluso si vive en una ciudad sin muchas áreas verdes, puede usar contenedores, macetas colgantes y macetas para barandillas para cultivar ingredientes deliciosos como tomates o vegetales de hoja verde. ¡Esta guía le ayudará a empezar!

Si ninguna de estas opciones es posible para usted, considere comprar alimentos que lleven hasta la puerta de su casa. Es posible que haya muchos servicios disponibles que ofrecen alimentos frescos, incluso en áreas lejanas, desde aquellos que se especializan en la entrega de paquetes de comidas hasta grandes tiendas en línea.

Todo depende de usted, desde ajustar su rutina de compras hasta cultivar en casa, llenar su refrigerador y su despensa con mejores opciones de alimentación. ¡El poder está en sus manos!

US-DIA-00687

¿Este artículo le resultó útil?

¿Qué intentaba encontrar?

¡Fantástico!

Gracias por visitar viviendocondiabetestipodos.com

AL HACER CLIC EN ESTE ENLACE, ABANDONARÁ ESTE SITIO

El enlace que ha seleccionado lo llevará a un sitio ajeno a Merck Sharp & Dohme Corp., una filial de Merck & Co., Inc.

Merck no revisa ni controla el contenido de los sitios que no pertenecen a Merck. Merck no promociona ni se hace responsable de la exactitud, el contenido, las prácticas o los estándares de los sitios que no pertenecen a Merck.

¿Desea continuar?

Compartir esta página

Si está interesado en enviar esta página a un amigo o pariente, ingrese la siguiente información:

* Indica que son campos obligatorios
+ Agrega otro

No se recopilará ninguna información personal (incluyendo las direcciones de correo electrónico) sobre usted o su amigo con esta función de notificación por correo electrónico que ofrece Merck.