Representación con actores

Vivir con una condición crónica puede ser un desafío. Vivir con una condición crónica con un estigma asociado no lo hace más fácil. Un estigma es el pensamiento negativo que algunas personas pueden tener sobre una característica o rasgo, lo que puede hacer que piensen menos en la persona con esa característica; en este caso, esa característica sería un diagnóstico de diabetes tipo 2. Si alguna vez sintió vergüenza por su diabetes tipo 2, no está solo.

Una encuesta de más de 5,000 personas que viven con diabetes realizada por una firma de investigación de mercado en 2014 respalda este concepto. La encuesta encontró que, del 70% estimado de participantes con diabetes tipo 2, poco más del 50% de ese grupo se sintió estigmatizado debido a su enfermedad.  En la encuesta, las personas que se sintieron estigmatizadas respondieron que se sentían como si fueran responsables de sus luchas relacionadas con la salud, y eso los llevó a sentimientos de “culpa, vergüenza, vergüenza, aislamiento o culpa”.

La realidad es que un diagnóstico de diabetes tipo 2 no es una opción: es una enfermedad compleja causada por una serie de factores, incluidos el estilo de vida y los genes.  De hecho, según la Asociación Americana de Diabetes, más de 30 millones de estadounidenses tienen diabetes, y alguien en este país es diagnosticado recientemente con la enfermedad cada 21 segundos.

Para aquellos que viven con la enfermedad y padecen el estigma, aquí hay algunos mitos sobre la diabetes tipo 2 que pueden ayudarlo a abordar cualquier posible negatividad que rodee la condición y educar a otros en el proceso.

Mito: Si tiene sobrepeso, desarrollará diabetes tipo 2.

Realidad: Si bien el sobrepeso es un factor de riesgo para la diabetes, también lo son muchos otros factores, como la inactividad física, la edad y los antecedentes familiares. La diabetes tipo 2 tiende a presentarse en familias de ciertos orígenes étnicos, incluidos afroamericanos, hispanos / latinos, asiáticoamericanos e isleños del Pacífico.

Mito: La diabetes tipo 2 es causada por comer demasiada azúcar.

Realidad: El cuerpo convierte los alimentos que consume en glucosa, también conocida como azúcar en la sangre. Cuando los niveles de azúcar en la sangre permanecen demasiado altos porque la insulina del cuerpo no funciona correctamente o el cuerpo no puede producir suficiente insulina, se desarrolla diabetes tipo 2. Pero es incorrecto decir que la diabetes tipo 2 es causada solo por un alto nivel de azúcar. Cuando la dieta de una persona es demasiado alta en calorías de cualquier tipo, eso puede conducir al aumento de peso, lo que puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2.

Mito: La diabetes no es una enfermedad grave.

Realidad: La diabetes es la séptima causa principal de muerte en los Estados Unidos, y es la principal causa de insuficiencia renal y ceguera en adultos estadounidenses. No existe una cura para la diabetes, pero se puede controlar comiendo una dieta saludable, haciendo actividad física, perdiendo peso, tomando los medicamentos según lo recetado y asistiendo a las citas programadas con su proveedor de atención médica.

El conocimiento es poder

Además de educarse y hablar con su proveedor de atención médica sobre la diabetes, descubra qué hay disponible en su comunidad para ayudar a las personas con diabetes tipo 2. Al aprender más sobre la diabetes tipo 2 y conectarse con otras personas que viven con ella, puede informar a otros y desafiar los mitos que creen con hechos que pueden ayudar a reducir el estigma que rodea esta enfermedad.

us-DIA-00950

¿Este artículo le resultó útil?

¿Qué intentaba encontrar?

¡Fantástico!

Gracias por visitar viviendocondiabetestipodos.com

AL HACER CLIC EN ESTE ENLACE, ABANDONARÁ ESTE SITIO

El enlace que ha seleccionado lo llevará a un sitio ajeno a Merck Sharp & Dohme Corp., una filial de Merck & Co., Inc.

Merck no revisa ni controla el contenido de los sitios que no pertenecen a Merck. Merck no promociona ni se hace responsable de la exactitud, el contenido, las prácticas o los estándares de los sitios que no pertenecen a Merck.

¿Desea continuar?

Compartir esta página

Si está interesado en enviar esta página a un amigo o pariente, ingrese la siguiente información:

* Indica que son campos obligatorios
+ Agrega otro

No se recopilará ninguna información personal (incluyendo las direcciones de correo electrónico) sobre usted o su amigo con esta función de notificación por correo electrónico que ofrece Merck.