Representación con actores

Quizás está celebrando en la fiesta del 6.º cumpleaños de su sobrina o hay rosquillas en su reunión de personal de la mañana. O ha preparado un doble lote de sus macarrones con queso favoritos al horno para una cena tranquila en casa, para aliviar el estrés después de un día difícil. Afrontémoslo, la vida está llena de oportunidades para comer más de la cuenta.

Por supuesto, el exceso de indulgencia no es un problema si lo hacemos solamente muy de vez en cuando. Pero, si los días de comer en exceso se convierten en semanas y se vuelven un hábito, su salud podría sufrir. Entonces, ¿cómo puede uno refrenarse y tomar el control?

Romper el ciclo de comer en exceso requiere enfoque y dedicación, pero los beneficios valen la pena, expresa la psicóloga Susan Albers, doctora en psicología.

“Es muy importante cuando piensa en su salud, bienestar y calidad de vida”, expresa la Dra. Albers.

“Las personas a menudo hablan de cómo no se sienten bien en sus cuerpos cuando comen en exceso”, señala. “Su energía es más baja. Se estresan por el aumento de peso, y se privan de oportunidades para hacer cosas con los demás porque se preocupan por comer en exceso”.

¿Por qué come en exceso?

Comer en exceso, o comer “sin pensar”, tiene varios desencadenantes, expresa la Dra. Albers.

El estrés, los pensamientos negativos, la depresión o incluso la presencia de su comida favorita pueden incitarnos a comer de más. Pero, sea cual sea la razón, el resultado es el mismo: no le estamos prestando atención a nuestro cuerpo.

Con cada desencadenante, de alguna manera, no estamos escuchando o reconociendo nuestro verdadero nivel de hambre. La mente sigue diciendo “más” porque la comida sabe bien o porque estamos en el limbo. No estamos prestando atención a cuándo estamos llenos.

¿Se puede romper el ciclo?

En la mayoría de los casos, sí se puede, expresa la Dra. Albers.

A fin de prepararnos para el éxito, siempre debemos enfocarnos en lo que estamos comiendo y cómo nos hace sentir.

Es probable que haya que hacer otros cambios también. Eso podría significar comer en la mesa en lugar de frente a la televisión y no comer demasiado rápido.

“Hacemos un tira y afloja interno cuando rompemos los viejos hábitos”, expresa. “Pero, cuando desarrollamos nuevos hábitos, a veces es más fácil cambiar nuestros comportamientos por completo”.

La adopción de estos cinco hábitos, expresa, puede ayudar a evitar comer en exceso.

  1. Coma sentado. Es más fácil distraerse y perder la noción de lo que está comiendo cuando se encuentra de pie o está caminando.
  2. No haga varias tareas a la vez. Por ejemplo, evite trabajar en su escritorio mientras come.
  3. Saboree la comida. Preste atención a su sabor, textura y olor. Decida activamente si le gusta o lo está comiendo solamente porque andaba por allí.
  4. Tómese su tiempo. Mastique lentamente. Baje el tenedor entre cada bocado. Ralentizar el ritmo reduce la probabilidad de comer en exceso.
  5. Consulte a su hambre. Reevalúe intencionalmente si aún tiene hambre varias veces durante las comidas para determinar cuándo está lleno.

Además, duerma lo suficiente y manténgase hidratado. Ambos le ayudarán a controlar sus retortijones de hambre.

Se excedió de nuevo, ¿ahora qué?

Si mete la pata de vez en cuando, no se preocupe. Un episodio de comer en exceso no destruirá su progreso.

“Si es duro consigo mismo, se sentirá mal y comerá para consolarse. En lugar de ello, sea compasivo”, expresa la Dra. Albers. “Dese cuenta de que tiene otra oportunidad, mañana es otro día para empezar de nuevo”.

Trate de identificar los hábitos que descarrilaron sus esfuerzos. Y no deje que le lleven al autosabotaje. Recuerde por qué está comiendo y concéntrese en sus niveles de hambre y cuán lleno se siente.

Sin embargo, si siente que está atascado o no puede controlar la tendencia a comer de más, pida ayuda, aconseja la Dra. Albers.

“Si ese es el caso, consulte a su médico de atención primaria o a un psicólogo. Podría tener que ver con un problema médico subyacente”, expresa.

 

Este artículo lo escribió el equipo de salud familiar de Cleveland Clinic y está autorizado legalmente por medio de la red de editoriales de NewsCred. Todas sus preguntas sobre licencias deben enviarse a legal@newscred.com.

us-dia-00408

¿Este artículo le resultó útil?

¿Qué intentaba encontrar?

¡Fantástico!

Gracias por visitar viviendocondiabetestipodos.com

AL HACER CLIC EN ESTE ENLACE, ABANDONARÁ ESTE SITIO

El enlace que ha seleccionado lo llevará a un sitio ajeno a Merck Sharp & Dohme Corp., una filial de Merck & Co., Inc.

Merck no revisa ni controla el contenido de los sitios que no pertenecen a Merck. Merck no promociona ni se hace responsable de la exactitud, el contenido, las prácticas o los estándares de los sitios que no pertenecen a Merck.

¿Desea continuar?

Compartir esta página

Si está interesado en enviar esta página a un amigo o pariente, ingrese la siguiente información:

* Indica que son campos obligatorios
+ Agrega otro

No se recopilará ninguna información personal (incluyendo las direcciones de correo electrónico) sobre usted o su amigo con esta función de notificación por correo electrónico que ofrece Merck.