Representación con actores

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica, lo que significa que es una afección continua que no tiene cura. Cuando alguien tiene diabetes tipo 2, el cuerpo no usa la insulina adecuadamente. Al principio, tu cuerpo puede intentar compensar en exceso al producir demasiada insulina, pero con el tiempo no puede producir suficiente insulina para mantener los niveles normales de azúcar en sangre.

Algunas personas con diabetes tipo 2 experimentarán síntomas como micción frecuente, aumento de la sed, hambre, fatiga, visión borrosa, cortes y moretones que tardan mucho tiempo en sanar, y hormigueo, dolor o entumecimiento en las manos y/o pies (Asociación Americana de Diabetes). Otros pueden no notar los síntomas.

La diabetes tipo 2 puede tardar años en desarrollarse. Se puede controlar con cambios en el estilo de vida, como llevar una dieta saludable, perder peso y hacer ejercicio regularmente. Es importante tener un papel activo en el control de tu diabetes tipo 2 porque la detección temprana y el tratamiento pueden disminuir el riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con la enfermedad.

¿Cuáles son algunas complicaciones que podrían surgir de la diabetes tipo 2?

Cuando tienes diabetes tipo 2, es importante trabajar con tu equipo de atención médica para controlar el azúcar en sangre. Si tus niveles de glucosa permanecen altos a lo largo del tiempo, puede provocar una serie de problemas de salud, que incluyen:

Cardiopatía

La glucosa alta puede causar daño a los vasos sanguíneos y nervios con el tiempo, y eso puede aumentar el riesgo de cardiopatía, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK), los adultos con diabetes tienen casi el doble de probabilidades de morir a causa de una cardiopatía o un accidente cerebrovascular que las personas sin la afección.

Neuropatía diabética

Los niveles altos de glucosa en el torrente sanguíneo a lo largo del tiempo pueden causar daño a los nervios. Esto es lo que se conoce como neuropatía diabética. El daño a los nervios puede presentarse en diferentes formas.

  • Problemas en los pies

Una forma de neuropatía diabética puede hacer que sus pies se sientan adormecidos. Debido al entumecimiento, es posible que no sepa si su pie se corta o se ampolla, lo que puede provocar una infección y otras complicaciones.

  • Problemas sexuales y de vejiga

La neuropatía diabética también puede afectar negativamente la vejiga y el funcionamiento sexual. Los problemas de vejiga en hombres y mujeres pueden incluir micción frecuente y urgente, problemas para orinar, pérdida del líquido e infecciones.

Las complicaciones sexuales varían según el género. Más del 50 por ciento de los hombres con diabetes experimentarán disfunción eréctil, mientras que las mujeres pueden experimentar un bajo deseo sexual, sequedad vaginal o incluso dolor durante las relaciones sexuales.

Nefropatía diabética

La diabetes es la causa principal de nefropatía. Con el tiempo, los niveles altos de glucosa y la presión arterial alta pueden dañar los riñones, lo que hace que no puedan filtrar los productos de desecho de la sangre como deberían. Aproximadamente una cuarta parte de los adultos que tienen diabetes también tienen nefropatía.

Enfermedad diabética del ojo

Con el tiempo, un nivel alto de glucosa en sangre puede provocar daños en los vasos sanguíneos de los ojos, lo que puede aumentar el riesgo de desarrollar una variedad de afecciones oculares. Estos incluyen la retinopatía diabética, cuando los vasos sanguíneos dañados o con pérdidas cambian el funcionamiento de la retina, la parte del ojo que percibe la luz; edema macular diabético, cuando se destruye parte de la retina por lo que ya no tiene visión aguda; glaucoma, un conjunto de enfermedades que pueden dañar los nervios que conectan los ojos con el cerebro y cataratas, que nublan los lentes oculares.

Problemas bucales

La diabetes tipo 2 también puede aumentar el factor de riesgo para una serie de problemas dentales debido a los altos niveles de glucosa. La glucosa está presente en la saliva, que puede alimentar a las bacterias, que forman la placa. Esto puede provocar caries, piorrea o incluso mal aliento.

¿Qué pueden hacer los pacientes para reducir el riesgo de complicaciones a largo plazo?

Una parte importante del control de tu diabetes tipo 2 es hablar con tu médico. Él o ella puede ayudarte a elaborar un plan personalizado para tu salud. Con su ayuda, puedes trabajar para controlar el azúcar en sangre, la presión arterial y los niveles de colesterol para ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar complicaciones con el tiempo.

US-DIA-00748

¿Este artículo le resultó útil?

¿Qué intentaba encontrar?

¡Fantástico!

Gracias por visitar viviendocondiabetestipodos.com

AL HACER CLIC EN ESTE ENLACE, ABANDONARÁ ESTE SITIO

El enlace que ha seleccionado lo llevará a un sitio ajeno a Merck Sharp & Dohme Corp., una filial de Merck & Co., Inc.

Merck no revisa ni controla el contenido de los sitios que no pertenecen a Merck. Merck no promociona ni se hace responsable de la exactitud, el contenido, las prácticas o los estándares de los sitios que no pertenecen a Merck.

¿Desea continuar?

Compartir esta página

Si está interesado en enviar esta página a un amigo o pariente, ingrese la siguiente información:

* Indica que son campos obligatorios
+ Agrega otro

No se recopilará ninguna información personal (incluyendo las direcciones de correo electrónico) sobre usted o su amigo con esta función de notificación por correo electrónico que ofrece Merck.