Representación con actores

Si está esperando perder peso, no deje que los hábitos alimenticios problemáticos se interpongan en el camino. Cuatro comportamientos pueden evitar que haga cualquier progreso:

1. Omitir comidas

¿Omite el desayuno y/o el almuerzo en un esfuerzo por perder peso?

Eso puede resultar contraproducente. Su hambre no desaparecerá: se quedará ahí hasta que finalmente usted se permita comer.

“En ese punto, su hambre puede ser incontrolable y hacerle caer en frenesí de comer”, expresa Julia Zumpano, RD, LD.

Otra buena razón para tratar de romper el hábito: Los tiempos de comida irregulares pueden desencadenar fluctuaciones en los niveles de azúcar en sangre, lo que le pone en mayor riesgo de tener alteraciones de la glucosa en ayunas, prediabetes o diabetes tipo 2.

2. Comer por la noche

“La mayoría de las personas que omiten comidas no comen durante todo el día. Esperan hasta la noche”, expresa la Sra. Zumpano.

Kristin Kirkpatrick, MS, RD, LD agrega “A menudo les digo a los pacientes que en el mundo de la pérdida de peso, nada bueno puede resultar de comer después de las 7 p.m.”

De hecho, cuando comemos después de la cena, es más fácil aumentar de peso y más difícil perderlo.

“Si no come durante el día, cuando está más activo, quema menos calorías”, explica Kate Patton, MEd, RD, CSSD, LD.

“Luego, si come una comida grande y un aperitivo por la noche, cuando es más sedentario, tiene muy poco tiempo para quemar calorías antes de acostarse”.

Cuando va a dormir, al igual que un oso que va a hibernar, su cuerpo almacenará calorías en lugar de usarlas para producir energía.

Irónicamente, “la mayoría de las personas que comen por la noche no tienen hambre. Están tratando de combatir el aburrimiento. Es un hábito mientras miran la televisión”, expresa la Sra. Kirkpatrick.

3. Rara vez cocinar en casa

¿Son las comidas caseras la excepción, en lugar de la regla, para su familia?

Quizás tenga poco tiempo. O bien, no ha aprendido a cocinar. O bien, llas diferentes preferencias dietéticas hacen le abruman durante la planificación de comidas.

“Pero cuando la comida de restaurante, los platos principales congelados y los sustitutos para las comidas son la base de su dieta, está cargándose de un exceso de calorías, azúcar añadida, sodio y grasa saturada en cada comida”, expresa Anna Taylor, MS, RD, LD, CDE. “Y se pierde los beneficios de fibra y fitonutrientes de los alimentos enteros”.

Con el tiempo, depender de los alimentos procesados puede causar un aumento de peso y probablemente empeorar las enfermedades crónicas, expresa.

No pasa nada por comer o calentar un plato principal congelado de vez en cuando, expresa. Pero adopte la comida casera y verá una verdadera diferencia en su salud y peso.

“Confiar en la comida de restaurante y los alimentos procesados le quita el control y lo pone en las manos de ese negocio”, expresa. “Y no es probable que ellos estén interesados en invertir en su salud a largo plazo”.

4. Diálogo interno negativo

Todos hablamos con nosotros mismos dentro de nuestra cabeza. Pero no siempre somos conscientes de los mensajes negativos sobre la alimentación y la nutrición.

“Los clientes a menudo me dicen que comieron ‘mal’ esta semana, o que son MALOS debido a cómo y qué comieron”, expresa Dawn Noe, RD, LD, CDE. “Las personas con diabetes dicen que sus números de azúcar en sangre son ‘malos’ porque comieron alimentos que ‘no debían comer’.

El diálogo interno negativo puede dañar su autoestima e interponerse en el camino cuando trata de cuidar de su salud, expresa. Puede impedirle que disfrute de la comida y puede aumentar su nivel de estrés. ¿Quién necesita eso?

“En realidad, su peso y sus números de azúcar en sangre son solamente datos que le brindan información”, expresa la Sra. Noe. “Y las elecciones de alimentos que hace todos los días son solamente eso: elecciones”.

Siempre tendrá otra oportunidad de hacer una elección diferente la próxima vez, expresa.

Así que no deje que los comportamientos problemáticos y las actitudes descarrilen su dieta. Tenga en cuenta estos consejos a la hora de planificar, cocinar y comer, y reflexione sobre su progreso.

 

 

Este artículo lo escribió el equipo de salud digestiva de Cleveland Clinic y está autorizado legalmente por medio de la red de editoriales de NewsCred. Todas sus preguntas sobre licencias deben enviarse a legal@newscred.com.

us-dia-00409

¿Este artículo le resultó útil?

¿Qué intentaba encontrar?

¡Fantástico!

Gracias por visitar viviendocondiabetestipodos.com

AL HACER CLIC EN ESTE ENLACE, ABANDONARÁ ESTE SITIO

El enlace que ha seleccionado lo llevará a un sitio ajeno a Merck Sharp & Dohme Corp., una filial de Merck & Co., Inc.

Merck no revisa ni controla el contenido de los sitios que no pertenecen a Merck. Merck no promociona ni se hace responsable de la exactitud, el contenido, las prácticas o los estándares de los sitios que no pertenecen a Merck.

¿Desea continuar?

Compartir esta página

Si está interesado en enviar esta página a un amigo o pariente, ingrese la siguiente información:

* Indica que son campos obligatorios
+ Agrega otro

No se recopilará ninguna información personal (incluyendo las direcciones de correo electrónico) sobre usted o su amigo con esta función de notificación por correo electrónico que ofrece Merck.