Representación con actores

Si cree que tiene que sacar al sargento que lleva dentro para que le haga comerse las verduras e ir al gimnasio, piénseselo dos veces. La investigación muestra que una dosis sana de autocompasión realmente nos ayuda a formar hábitos que apoyan la buena salud.

En última década aproximadamente, numerosos estudios han demostrado que la autocompasión es importante para la salud mental y emocional y el bienestar. Una investigación más reciente también está encontrando que este quererse a uno mismo, la autocompasión, desempeña un papel en la salud física.

¿Qué es la autocompasión?

Según el investigador de la autocompasión Kristin Neff, autor de “Autocompasión: El poder probado de ser amable consigo mismo”, hay tres elementos para la autocompasión:

  • La conciencia plena, que significa ser consciente de pensamientos negativos, sentimientos y experiencias sin juzgarlos ni pensar obsesivamente en ellos.
  • Un grado básico de humanidad, o reconocer que todos somos imperfectos y que todos sufrimos.
  • La autoamabilidad, que significa mostrarse atención y comprensión cuando experimenta esas imperfecciones tan humanas.

Lo opuesto a la autocompasión es la reactividad emocional, el aislamiento, el autojuicio y el perfeccionismo malsano, todos los cuales se han relacionado con la depresión, el estrés y la reducción de la calidad de vida.

La conexión del estrés

Un estudio del 2017 publicado en Health Psychology Open encontró que las personas que tienen niveles más altos de autocompasión tienden a manejar mejor el estrés, tienen una menor respuesta de estrés físico cuando están atrapadas en el tráfico, tienen una discusión con su cónyuge o no obtienen una oferta de trabajo, y pasan menos tiempo reactivando eventos estresantes al pensar obsesivamente en ellos. Eso es importante, porque no solamente el estrés crónico daña directamente la salud, las respuestas físicas al estrés incluyen picos en la presión arterial y el azúcar en la sangre, junto con la supresión del sistema inmunitario, pero si también reacciona fuertemente al estrés, es más probable que use a corto plazo mecanismos poco saludables de afrontar las cosas, como fumar o adormecer sus sentimientos con alimentos o alcohol.

El estudio también encontró que las personas autocompasivas tienen más probabilidades de adoptar comportamientos que promueven la salud y mantenerlos, aunque no parezcan dar frutos en el corto plazo. Esto puede ser especialmente importante frente a un contratiempo relacionado con la salud, como lesiones, enfermedades o un resultado decepcionante en el laboratorio, porque la autocompasión controla las emociones negativas que puedan surgir como el miedo, la frustración y la decepción. Esto le ayuda a seguir cuidándose bien en lugar de descarrilarse.

Mitos sobre la autocompasión

La autocompasión a menudo se pinta como egoísta, perezosa o indulgente, pero nada podría estar más lejos de la verdad. Las personas que son cuidadores, por naturaleza o circunstancia, a menudo encuentran dificultades para ofrecerse la compasión que les dan libremente a los demás. Sin embargo, la conexión con el resto de la humanidad es un componente fundamental de la autocompasión, porque para poder dar a los demás, es necesario darse a uno mismo.

¿Es perfeccionista? Puede temer que si es demasiado amable consigo mismo, no logrará nada. La verdad es que cuando hace cambios por motivos de autocompasión, esos cambios son más sostenibles que los que hace porque siente como si fuera inaceptable su forma de ser. También es más probable que haga elecciones diarias que apoyen el bienestar a largo plazo, en lugar de caer en impulsos a corto plazo. Eso puede significar ir a caminar en vez de acostarse en el sofá, o soltar el tenedor cuando está satisfecho, no lleno.

La investigación muestra que la autocompasión puede aumentar la motivación para cambiar, posiblemente porque nos permite evaluar objetivamente las áreas de mejora y hacer cambios sin la amenaza de la autocrítica. Digamos que tiene diabetes tipo 2 y su último análisis de sangre muestra que no ha estado bien controlado su azúcar en sangre. La autocompasión le ayudará a usar esa información para hacer cambios con el fin de apoyar un mejor control en el futuro. La autocrítica puede paralizarle, haciéndole incapaz de cambiar, y posiblemente haciéndole sentirse avergonzado de regresar a su médico, lo cual conduce a problemas de salud más grandes.

Volverse autocompasivo

La autocompasión debe ser fácil, porque todos queremos ser felices. Lamentablemente, al menos en algunos casos, también queremos evitar el peligro. Ante el verdadero peligro, entramos en el modo lucha, huida o parálisis. Pero cuando el “peligro” son las emociones incómodas que surgen de nuestros errores o fracasos inevitables, nuestra respuesta puede ser la autocrítica, el autoaislamiento y la autoabsorción, lo cual se interpone en el camino de hacer las cosas que nos harán más felices y saludables en el largo plazo. La autocompasión nos ayuda a ver las emociones incómodas como una amenaza menor.

Entonces, ¿cómo se cultiva la autocompasión? Comience con la conciencia plena. A menos que preste atención, es posible que no sea consciente de los pensamientos que se reproducen y vuelven a reproducir en su cabeza. Practique observando sus pensamientos. ¿Son compasivos o críticos? Sea curioso y no juzgue. Criticarse a sí mismo por ser autocrítico solamente agrava el problema. Recuérdese a menudo que errar es humano, y perdonar, divino. Finalmente, muéstrese amabilidad de maneras que nutren la mente, el cuerpo y el espíritu. Tómese el tiempo para dar un paseo, hacer un poco de yoga o preparar una comida nutritiva. Incorpore actividades que le traigan alegría, como leer una novela, entretenerse en el jardín o escuchar su música favorita. Fortalezca las conexiones con las personas importantes para usted. Piensa en el amor, no en el amor duro.

 

 

Este artículo lo escribió Carrie Dennett de The Washington Post y está autorizado legalmente por medio de la red de editoriales de NewsCred. Todas sus preguntas sobre licencias deben enviarse a legal@newscred.com.

US-DIA-00452

¿Este artículo le resultó útil?

¿Qué intentaba encontrar?

¡Fantástico!

Gracias por visitar viviendocondiabetestipodos.com

AL HACER CLIC EN ESTE ENLACE, ABANDONARÁ ESTE SITIO

El enlace que ha seleccionado lo llevará a un sitio ajeno a Merck Sharp & Dohme Corp., una filial de Merck & Co., Inc.

Merck no revisa ni controla el contenido de los sitios que no pertenecen a Merck. Merck no promociona ni se hace responsable de la exactitud, el contenido, las prácticas o los estándares de los sitios que no pertenecen a Merck.

¿Desea continuar?

Compartir esta página

Si está interesado en enviar esta página a un amigo o pariente, ingrese la siguiente información:

* Indica que son campos obligatorios
+ Agrega otro

No se recopilará ninguna información personal (incluyendo las direcciones de correo electrónico) sobre usted o su amigo con esta función de notificación por correo electrónico que ofrece Merck.